Si Prometeo fuera un amante goloso que codició y amó un manjar prohibido, y por indiscreto y obvio, acabó encadenado a la montaña.

Y si el águila fuera su amante disfrazada con alas pardas, que lo visita todas las noches porque es a la única hora que puede escaparse. 57 more words