Otro lío. Porque olletas alicantinas hay muchas, pero vamos a resumirlas en dos: unas del llano y otras de la montaña. Para las de la montaña es necesario hacerse una idea gastando un sábado o un domingo y hacer una excursión al valle de Guadalest y en cualquiera de los pueblecitos moriscos y luego judíos chuetas, en cualquiera, encontrarán un plato en el menú que dice olleta “amb blat”, que es la olleta de montaña. 613 more words