Tags » Crónica

Tour de la Liga Mexicana del Pacífico. Tercera parada: estadio Emilio Ibarra Almada.

Puro beisbol. Cuando planee mi viaje al norte, las paradas en Guadalajara y en Mazatlán, tenían como incentivo visitar a amigos cercanos que ahí tengo. Sin embargo, en los Mochis no tenía conocido alguno, por lo que detenerme en esta ciudad tuvo propósitos puramente beisbolísticos. 1,025 more words

Crónica

Tour de la Liga Mexicana del Pacífico. Segunda parada: Estadio Teodoro Mariscal

Luego de mi aventura en Guadalajara y de un viaje nocturno, amanecí el día diez y nueve de diciembre en Sinaloa. Vi el amanecer en Mazatlán. 1,477 more words

Crónica

Finais e Começos

Sempre acreditei que fins são necessários para que começos melhores cheguem. Abrimos a porta para alguma coisa sair, ao mesmo ponto que outra entra pela janela, sem pedir licença. 611 more words

Crônicas E Contos

Memórias que Jamais Podem ser Apagadas (Um Feliz Natal)

É meia noite em ponto, quando comecei a escrever esse texto. O motivo? Não sei.Talvez expressar emoções ou fazer alguém sorrir?

Esse ano de 2014 passou como num piscar de olhos, pelo menos é assim que eu sinto, outro dia mesmo, era 00:00 do dia… 353 more words

Crônica

LA HABANA EN CARACAS

                             

                           ELIBETH EDUARDO

Cuando era una niña que estaba terminando la escuela primaria las televisoras locales promovían con bombos y platillos una de las películas realizadas por María Conchita Alonso en Hollywood: “ 1,474 more words

CubaenVivo reblogged this on CubaenVivo and commented:

    Nadie se va a la carrera (con o sin visa) de ningún paraíso. De hecho, son pocos los americanos emigrantes en el mundo mientras que encontramos cientos, miles… MILLONES de otros nacionales en cualquier rincón perdido y polvoriento del planeta. ¿Por qué será?
[caption id="attachment_4908" align="alignright" width="550"]Nadie se marcha de un paraíso Nadie se marcha de un paraíso a la carrera con visa o sin ella. [/caption] Cuando era una niña que estaba terminando la escuela primaria, las televisoras locales promovían con bombos y platillos una de las películas realizadas por María Conchita Alonso en Hollywood: Moscú en el Hudson, protagonizada por quien después ganaría el Oscar: el hoy fallecido Robin Williams. En aquella película que, supongo, ninguna televisora local se atrevería a pasar hoy, se veía ya el talento que después le daría el Oscar al protagonista. En principio, era una comedia. En el fondo, desnudaba los males tanto del capitalismo salvaje cómo de la opresiva «cortina de hierro» que padecían los habitantes (¿prisioneros?) de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y sus países satélites… antes de su aparatosa caída cinco años después. En el momento en que se grabó y proyectó la película (1984, aunque la vi al menos un año después), no obstante, tal debacle era impensable. Sin embargo, el film desnudaba una de las rendijas por las que se escapaba el olor de la catástrofe interior del sistema comunista: las deserciones masivas y voluntarias. La huida masiva de gente decente que hoy vive Venezuela (nunca a la par de Cuba) debería indicarle a los chavistas prepagados que en España promueven el modelo de izquierda radical mal llamado «socialismo del siglo xxi» que las cosas no están tan bien como grita la propaganda de millones de euros. Nadie se va a la carrera (con o sin visa) de ningún paraíso. De hecho, con todos los males que bien esconde el imperio yanqui, son pocos los gringos emigrantes en el mundo mientras que encontramos cientos, miles… millones de chinos en cualquier rincón perdido y polvoriento del planeta. ¿Por qué será?

Historias de un viaje sin fin

“Deseoso es aquel que huye de su madre”. JLL.

Un libro se escribe para empezar a viajar, o para detenernos en el tiempo, como lo han hecho los grandes viajeros o los grandes escritores. 864 more words

Cuba

CubaenVivo reblogged this on CubaenVivo.