El producto que utilizamos para afeitarnos supone una decisión de importancia capital, para mí al menos lo es. Pasar una afilada navaja por nuestro mentón, bigote y mejillas implica un pequeño atentado contra nuestra piel y si a eso aunamos la utilización de productos con alcohol o altamente alcalinos (como la barra de jabón con la que sueles bañarte) ten por seguro que tu rostro sufrirá las consecuencias. 486 more words