Aun sin tener piernas, el corazón puede llevarnos muy lejos. A Astrid Peñalver la llevó desde Caracas a México D.F., a donde el hoy su esposo y en aquel entonces su novio se había mudado por razones de trabajo. 994 more words