Si hay algo que admiro especialmente en los filósofos es su personalidad, y Bertrand Russell era, sin lugar a dudas, un tipo carismático, amigo de las controversias y de las pipas Dunhill.