Tags » Gigantes

MI DELIRIO SOBRE EL CHIMBORAZO, DE SIMÓN BOLÍVAR

Simón Bolívar,
Venezuela, 24 de julio de 1783 – Colombia, 4 de mayo de 1830

MI DELIRIO SOBRE EL CHIMBORAZO
”Yo venía envuelto en el manto de Iris, desde donde paga su tributo el caudaloso Orinoco al Dios del as aguas. 263 more words

Gigantes

UN POEMA DE KO UN

KO UN
Corea del Sur, 1933

El viento

Nunca le pidas clemencia al viento
altas lilas silvestres y otras
blancas lilas aromáticas y otras
flores sin nombre y otras… 38 more words

Gigantes

ENTREVISTA A NADINE GORDIMER

“Tú no decides ser escritora. Solo hay un camino, leer, leer, leer para que se despierte el don de la escritura”

http://cultura.elpais.com/cultura/2013/09/19/actualidad/1379603498_545450.html

“No es verdad que existe un tiempo para vivir y uno para escribir. 141 more words

Gigantes

EN MEMORIA DE NADINE GORDIMER

Nadine Gordimer
Sur África, 1923 – 2014
Premio Nobel de Literatura 1991

Lo primero que leí de Nadine Gordimer, el año en que le concedieron el Premio Nobel de Literatura, fue “La historia de mi hijo”. 210 more words

Gigantes

EL ENEMIGO, DE ISAAC BASHEVIS SINGER

ISAAS BASHEVIS SINGER
POLONIA, 1904 – 1991
PREMIO NOBEL DE LITERATURA 1978

EL ENEMIGO
I

“Durante la segunda guerra mundial un buen número de escritores y periodistas judíos lograron llegar a los Estados Unidos vía Cuba, Marruecos e incluso Shanghai…, y todos ellos eran refugiados polacos. 329 more words

Gigantes

POEMAS INÉDITOS DE NERUDA

En el aniversario del nacimiento de Neruda (Nació el 12 de julio de 1904), la editorial Seix Barral anunció que publicará los poemas inéditos del poeta chileno que fueron recientemente descubiertos y que al parecer fueron dedicados a su esposa Matilde Urrutia. 132 more words

Gigantes

EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO

EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO

Marcel Proust
Francia,1871-1922

II
“Cuando en casa se trató de invitar a cenar por vez primera al señor de Norpois, mi madre dijo que sentía mucho que el doctor Cottard estuviera de viaje, y que lamentaba también haber abandonado todo trato con Swann, porque sin duda habría sido grato para el ex embajador conocer a esas dos personas; a lo cual repuso mi padre que en cualquier mesa haría siempre bien un convidado eminente, un sabio ilustre, como lo era Cottard; pero que Swann, con aquella ostentación suya, con aquel modo de gritar a los cuatro vientos los nombres de sus conocidos por insignificantes que fuesen, no pasaba de ser un farolón vulgar, y le habría parecido indudablemente al marqués de Norpois “hediondo”, como él solía decir. 350 more words

Gigantes