Baldizón posee una red de medios, con periodistas esclavos de su mentira.