Nunca antes me había sentido tan orgullosa de mi nalga y de la de mi media mitad, como el día que conocí a esa mujer de nalga postiza, a la que tantos celos le tenía pero nunca había visto en persona. 311 more words