Sigamos el consejo de Fellini; sentémonos a orillas del mar, degustemos nuestro vino favorito y sintamos ése instante eterno con sabor a gloria. Un sabor que “es nuevo en cada sorbo y, como ocurre con las películas, nace y renace en cada saboreador”. 297 more words