Estimada comunidad de IASA:

No podemos quedarnos indiferentes a los desastres naturales recientemente ocurridos en nuestro norte. El Señor nos manda a amar a nuestro prójimo, y que mejor manera de mostrarles Su amor, que ayudarlos como nos sea posible y ojalá poder compartirles Su Evangelio.

Gracias a todos desde ya.