Vivimos en la época de los excesos, y el fútbol, actividad humana por excelencia, no puede escapar a la realidad. Ya nada de lo que pasa en un campo es simplemente bueno; todo es magnífico, todo es superlativo, siempre y cuando no se detenga la rueda que da de comer a los positivistas del deporte. 1,244 more words