Si bien es sabido que en los tiempos del siglo XVI, e incluso 2 siglos previos, se estaban manifestando serios cambios dentro del contexto de la oscuridad del catolicismo Romano en poder dar con el boom del cambio radical de pasar a los sacramentos dictaminados por el Vaticano desde el año 325 por Constantino hasta esa fecha, hombrs como John Wicliffe, Jan Huss, Guillermo Tyndale, Pedro Valdo, entre otros siervos más de Nuestro Señor, emprendieron una carrera para poder lograr que la Iglesia de ese tiempo abrazara Las Escrituras como la única verdad de Dios otrogada a nosotros como Regla de Fe y práctica, lo cual jamás ha sucedido, por lo cual estos varones en su momento fueron vilmente difamados con falsas acusaciones y sus libros quemados, y su legado forzadamente a quedar en el olvido, pero Dios siempre tiene supremacía por medio de su Omniciencia, Omnipotencia y Omnipresencia, también tiene el atributo absoluto de su Soberanía incuestionable, y justamente, es donde su Soberanía prevalece y no puede ser derrocada en ninguna manera, como bien Juan Calvino lo decía “porque no hay nadie grande o poderoso que pueda evitar la miseria que se levantará en contra de él cuando resiste o va en contra de Dios”, y por eso Dios mismo se encarga de que el legado de estos pre Reformadores prevalezca por más que la Iglesia Católica quemaran sus libros y sus traducciones de La Biblia en los idiomas de sus pueblos y este legado sea una base sólida como Principalmente lo es su Palabra para levantarse en contra de lo que el enemigo por medio de la religiosidad que el Vaticano dictaminaba (y dictamina aún actualmente) tratando de dejar de lado los Mandamientos verdaderos que El Señor mismo estipuló en Las Escrituras, analizando que los opositores a La Reforma protestante han formulado toda clase de acusaciones y de infamias contra estos valientes en una época donde hablar en contra del papa y sus estatutos lejanos de La Biblia les costaban la muerte misma de formas bastante sangrientas como decapitaciones o la hoguera, y lo más triste, es que aún hoy supuestos protestantes como el caso de los Arminianos, Pentecostales, Mesiánicos, y demás que se dicen ser Cristianos, pero son sectas completamente antibíblicas (mormones, Testigos de Jehová entre otros), siguen con ese tipo de afirmaciones a sucesos que en realidad nunca tuvieron lugar y que solo son formas de atacar la verdad cuando no tienen como defender sus pobres y heréticas posturas acerca de las doctrinas que dejaron los Profetas y los Apóstoles en Las Escrituras inspirados por el Espíritu Santo. 1,180 more words