El sistema presidencialista argentino concentra en el Ejecutivo un enorme poder. Los limites a ese poder son, como en toda democracia moderna, los controles, equilibrios y balances con los otros dos poderes, el Legislativo y el Judicial, y las leyes fundamentales, comenzando por la ConstituciĆ³n y luego, en orden de importancia, la ley de presupuesto. 350 more words