El otro día me comentaba una amiga que trabaja en una oficina de un banco que el verano es una tortura para ella porque nunca sabe que ponerse (el dilema de ir más o menos formal pero sin achicharrase) y le parece que al final se acaba vistiendo todos los días de una manera parecida y aburrida. 282 more words